Seguimiento manual

AJUSTE DEL EJE DE LA POLEA: el ajuste del eje de la polea en un sistema de cinta metálica como se muestra en la Figura 13 es la manera más efectiva de ajustar el curso de una cinta metálica. Las tensiones del borde de la cinta se cambian de manera controlada, lo que por lo tanto guía a la cinta. La técnica puede aplicarse igualmente tanto a poleas de superficie plana como a poleas coronadas. Lo ideal es que tanto la polea de transmisión como la polea guía tengan ejes ajustables. En realidad, sin embargo, sólo se ajusta la polea guía. La polea de transmisión en general es difícil de ajustar debido a su interfaz con los motores u otros dispositivos de transmisión de energía.

POLEAS DE TRANSMISIÓN DE FRICCIÓN CORONADAS: Cuando deben usarse poleas de transmisión de fricción coronadas, se hace en conjunto con (no en lugar de) el ajuste del eje. Esto se debe a que las poleas coronadas no centrarán automáticamente una cinta metálica. Las poleas coronadas funcionan mejor sobre cintas delgadas ya que la red de la cinta debe estar conforme a la cara coronada de la polea. Si bien se puede usar una tensión incrementada para lograr la conformidad de la cinta a la cara de la polea, la tensión no puede ser tan alta como para provocar la deformación permanente de la cinta. La mejor geometría de superficie para una polea coronada es una de radio completo, con la coronación que no sea mayor que el espesor de la cinta.

SEGUIMIENTO FORZADO: En los casos donde el simple ajuste del eje no puede eliminar por completo el seguimiento inadecuado, pueden ser necesarios y aceptables los métodos de seguimiento forzados, tales como los seguidores de levas o bridas de Teflon® rellenas de vidrio. Puede haber que cambiar las relaciones de diseño del sistema, tales como la utilización de una cinta más gruesa de la que podría recomendarse de otra manera, ya que las técnicas de seguimiento forzado pueden contribuir a una disminución en la vida útil esperada de la cinta.

Una técnica de seguimiento forzado alternativa para las cintas más anchas emplea una cinta en V unida a la circunferencia interna de la cinta metálica. Esta cinta de dos elementos, que Belt Technologies llama Metrak©, distribuye los esfuerzos de seguimiento sobre la cinta en V más que sobre la cinta metálica, lo que por lo tanto maximiza la vida de la cinta en un sistema de seguimiento forzado (Figura 14).